Buscar

COMODIDAD VS GLAMOUR:
¿QUÉ IMPERA?


Semana del 22 Al 28 De JuLio

Los cambios en las dinámicas de trabajo de nuestra era y los nuevos escenarios laborales han transformado la moda de oficina. Los zapatos planos y los tenis son hoy los preferidos para complementarla.

Si bien el clásico traje estructurado de dos piezas, con falda o pantalón, es un básico del guardarropa de trabajo, hoy muchas mujeres prefieren una sastrería más confortable y alineada con los nuevos tiempos: prendas de fácil lavado que no requieran el uso de plancha, elaboradas con materiales que repelen las manchas y de secado rápido, y siluetas fluidas. ¿Para complementar? Zapatos cómodos.

Esta evolución se debe en parte al aumento de la población laboral freelance que, según estudios de comportamiento realizados principalmente en Estados Unidos, llegará al 40 % en pocos años. “Ese dinamismo y flexibilidad de los trabajos, que va a seguir evolucionando, hace que la ropa también tenga que cambiar”, dijo Catalina Marín, experta para Latinoamérica de WGSN, empresa de pronóstico de tendencias, en un artículo del periódico El Tiempo publicado el 8 de marzo de 2019.

Por supuesto, la influencia de los millennials también es clave en este cambio, pues su dinámica de trabajo incluye el manejo libre de su agenda y la posibilidad de hacer home office; su carácter adaptable, dinámico y multitarea hace que estén en permanente movimiento por lo que sus elecciones de vestuario son, por lo general, una mezcla entre los universos casual, deportivo y formal: prendas, zapatos y accesorios que permitan optimizar el tiempo, ir rápidamente de un punto a otro y expresar un estilo de vida activo. De ahí que muchos prefieran ir en bicicleta, patineta o caminando a sus lugares de trabajo.

La elección de un calzado confortable que permita ese “movimiento” es fundamental en la vida de los trabajadores de nuestros días. Zapatos planos o con tacón mínimo, bailarinas, mocasines, botas y botines son hoy protagonistas de los looks de oficina.

Los tenis también han llegado a la escena laboral, gracias a diseños pensados más para lucir que para realizar ejercicio físico, pero con la virtud del confort. Los tacones quedaron relegados a eventos especiales. Hoy la comodidad venció al glamour.

precios especiales